jueves, 30 de marzo de 2017

POSTALES DESDE PERU

Hace 3 años cruzamos "el charco" por primera vez. En aquella ocasión el único país que visitamos fue Perú, y lo hicimos despacio, absorbiendo cultura y naturaleza, respirando alturas y recibiendo sonrisas...Estuvimos aclimatándonos desde Arequipa hasta Puno para terminar en Cusco maravillados con los Incas y los nevados de alrededor, para, cómo no, acabar en Machu-Picchu, como cualquier turista, ¡quién habrá ido a Perú sin visitarlo!...
No voy a extenderme relatando todo el viaje, ni voy a describir día a día el trecking realizado alrededor del Nevado Ausangate (5 días), tan sólo una breve pincelada de toda una experiencia sumergidos entre vidas sencillas y a la vez enormes, paisajes duros y restos de una impresionante civilización.


Desde Arequipa...
Llegamos a Arequipa y nos quedamos con su luz...






Desde Puno...
Visitamos Puno a 3800 metros, navegando por el Titicaca y las islas de los Uros, demasiado turísticas, para pasar una noche con una familia en la isla de Amantaní, que nos dieron su sonrisa junto a lo poco que tenían...El anochecer a 4000 metros fue impagable...



Familia en Isla Amantaní

Desde Cusco...
Envueltos en la cultura Inca, con la "Pachamama", y rodeados de esa naturaleza limpia y tan dura que acoge a los pastores de alpacas, imaginando esas vidas de las que tanto tenemos que aprender...

Cantuta o Flor Sagrada de los Incas








Recordando el trecking de la Vuelta al Ausangate...
Allí estaban los pastores mientras nosotros, día a día, y con ayuda de 3 personas únicamente para atendernos, caminábamos por sus paisajes...¡Cuánta vida!...






"Lo que es necesario es ser natural y calmado en la felicidad o en la infelicidad. Sentir como quien mira, pensar como quien anda, y cuando se ha de morir, recordar que el día muere y que el poniente es bello y es bella la noche que queda. Así es y así sea." ("El guardador de rebaños". Alberto Coeiro)












Siempre estarán conmigo Chapulín el cocinero (¡qué comidas y cenas, un lujo!), el mulero (no recuerdo su nombre), y el guía Marco, con su sonrisa abierta y sus ganas de charlar en los ratos largos en los que había que guarecerse del viento y de las bajas temperaturas en la tienda-comedor que día a día montaban, antes de meternos en la nuestra, a 12 grados bajo cero, para despertar con la infusión de muña a las 6 y media de la mañana...¡impagable!

Despedida...
Machu-Picchu, siempre impresionante...







domingo, 19 de marzo de 2017

DANDO VIDA A UN PUEBLO

Arraigo, belleza, vida...y soledad...todas estas palabras vienen a mi mente al recordar lo sentido este fin de semana, unas pocas horas, en plena naturaleza, caminando entre casas desvencijadas, una vez más, sobre un paisaje sobrecogedor. En estos lugares perdidos, donde todos los rincones llaman mi atención, yo también me perdería... Sin luz ni agua corriente se puede vivir. Hace falta una buena dosis de arraigo, y amor...sobre todo amor amando la tierra donde has nacido.

Estos lugares no deben ser avasallados ni alterados, hay que recorrerlos despacio, respetuosos, sin desequilibrar la armonía y el silencio que se necesitan para vivir...Mi más profundo respeto para esta gran mujer que hoy en día y con un montón de años sobre su frágil cuerpo, sola, continúa allá donde siempre ha vivido, en la única casa habitada de este pueblo. Durante mucho tiempo fueron sólo 2, ella y su compañero, enfermo, al que cuidó mientras trabajaba la tierra a diario para poder vivir. Él falleció hace 4 años. Todavía está el camino alrededor de su casa limpio de zarzas, todavía sale humo de esa chimenea junto a tantas otras ya muertas, todavía hay vida.

Gracias por darnos ese pequeño tiempo de conversación antes de marcharnos de allí, por hablarnos con boca y ojos (esa bella mirada...), contarnos el contorno de tu vida, que no todo el interior, que tiene que ser enorme...por todo...




Interiores desolados



Volveré...

"Los montes, las tierras al sol, el sol, la casa aquí, y yo que sólo oigo el ruido callado de la sangre que hay en mí. Vida a ambos lados de la cabeza" (Alberto Coeiro, fragmento de Poemas Inconjuntos)

miércoles, 8 de marzo de 2017

PAISAJES DE OTRA EPOCA. DESPOBLADOS

He pasado por varios de estos lugares. En cuanto te sumerges en sus ruinas la mente te lleva a otras vidas, parecidas a la tuya. La naturaleza va abriéndose paso, reivindica lo suyo, y mientras nosotros aquí y ahora lo único que podemos recoger es su memoria...

Ainielle (Huesca)

Ainielle 

Berbusa (Huesca)

Berbusa (Iglesia)

Peña (Navarra)

Sorakoitz (Navarra)

Sorakoitz (Iglesia)

Sorakoitz

"El paisaje es memoria. Más allá de sus límites, el paisaje sostiene las huellas del pasado, reconstruye recuerdos, proyecta en la mirada las sombras de otro tiempo que sólo existe como reflejo de sí mismo en la memoria del viajero o del que, simplemente, sigue fiel a ese paisaje" (Julio Llamazares)