lunes, 10 de abril de 2017

LA CUERDA Y EL GUIA

Fueron ellos los que nos hicieron más fácil el caminar por aquellos glaciares, entre grietas, en aquellos paisajes irrepetibles. Unos años en los que el largo periodo desde el otoño hasta el siguiente verano, anhelábamos de nuevo reencontrarnos y respirar altura, acompañados por el sonido de los crampones en la nieve, paso a paso, con la cuerda tensa entre nosotros, avanzando, confiando. A lo largo de tres veranos consecutivos conocimos los Alpes de los glaciares: la Vuelta al Cervino (2010), los Écrins (2011) y Weissmies y Laginghorn (2012).
Inexpertos de nosotros, nos enganchábamos con los crampones en la cuerda, la pisábamos, nos enredábamos con ella...Siempre había que buscar el paso asequible para el grupo, más que nunca, ya que marchábamos todos a la vez, y siempre sintiendo esa fuerza en el extremo, la del guía que nos iba marcando el paso y mostrando el camino. 
No sé, han pasado ya 5 años desde que dejé aquella actividad y recuerdo con nostalgia aquellos momentos de tensión, aquellas llegadas a las cimas cuando entre líos de cuerdas nos abrazábamos por el éxito conseguido...Compartimos sonrisas,paisajes, cansancio, nervios, miedos...siempre sintiendo esa cuerda unida al compañero...

Encordados...Vuelta al Cervino 2010
Glaciar de la Pilatte. Écrins 2011
Rappel Écrins...siempre esa cuerda...
Glaciar Blanco. Écrins 2011
Subiendo a la Dome de Neige. Écrins 2011
Bajando del Weissmies 2012

Ahora toca recordar como se merece a nuestros 2 guías de esos 3 años...¡grandes!

                                                       MAURO
Glaciar Pilatte. Écrins 2011

Dome de Neige. Écrins 2011
Ferrata Morenia. 2012
Weissmies. 2012
Laginghorn. 2012

                                                         MARCO
Vuelta Cervino 2010
Tete Blanche. Vuelta Cervino 2010
Écrins 2011
Écrins 2011
Laginghorn 2012
Gracias por todo compañeros...




domingo, 9 de abril de 2017

ESCALAR, ¿Y POR QUÉ NO?

¡Quién pudiera retroceder unos cuantos años para meterse con la fuerza que da la juventud en el mundo de la escalada!. No pudo ser, la vida me llevó por otros derroteros; comencé pronto a ir a la montaña, en donde me encuentro a gusto, aunque siempre dirigiendo la mirada hacia las crestas y paredes que tengo alrededor. A falta de ese tiempo en el que no he podido realizar uno de mis sueños, probé hace unos 4 años con un cursillo en el rocódromo del Polideportivo Pío Baroja de Donostia, y entre torpezas y miedos (cosa de la edad), he conseguido realizar varias vías de 4-5 grado, suficiente para vivir y sentir la progresión en la roca y...¡me encanta!, me siento libre avanzando con pies y manos unida por la cuerda al compañero, ganando terreno despacio, concentrada...

Hace 4 años fuimos a Dolomitas en familia y allí me llené de paisajes y, sobre todo, de rocas de granito que me hicieron disfrutar como nunca de esta actividad. Hicimos un poco de todo, caminamos, tanto en horizontal (travesías cortas), como en vertical, utilizando nuestro material en el caso de escalada, o aprovechando los hierros fijados en la roca para hacer varias vías ferratas, que en aquella zona las hay a miles...Pero vayamos a la escalada...

Llegamos a Cinque Torri y nos encontramos con ésto:


5 Torri a la vista


Nos familiarizamos con los croquis y la graduación de las vías:






...y a la carga, ¡una de 5 grado a la primera! (este 5 grado era más bien 4+)




fuimos haciendo nuestros "pinitos" en otros lugares durante las vacaciones, estudiando poco a poco otras vías


Estudiando la pared...

...nos íbamos "empanando" de lo que hay que hacer antes de asegurar
.



...hasta que se va consiguiendo poco a poco cada vez más...







"Sólo una cosa vuelve al sueño imposible; el miedo a fracasar" (Paulo Coelho)

jueves, 30 de marzo de 2017

POSTALES DESDE PERU

Hace 3 años cruzamos "el charco" por primera vez. En aquella ocasión el único país que visitamos fue Perú, y lo hicimos despacio, absorbiendo cultura y naturaleza, respirando alturas y recibiendo sonrisas...Estuvimos aclimatándonos desde Arequipa hasta Puno para terminar en Cusco maravillados con los Incas y los nevados de alrededor, para, cómo no, acabar en Machu-Picchu, como cualquier turista, ¡quién habrá ido a Perú sin visitarlo!...
No voy a extenderme relatando todo el viaje, ni voy a describir día a día el trecking realizado alrededor del Nevado Ausangate (5 días), tan sólo una breve pincelada de toda una experiencia sumergidos entre vidas sencillas y a la vez enormes, paisajes duros y restos de una impresionante civilización.


Desde Arequipa...
Llegamos a Arequipa y nos quedamos con su luz...






Desde Puno...
Visitamos Puno a 3800 metros, navegando por el Titicaca y las islas de los Uros, demasiado turísticas, para pasar una noche con una familia en la isla de Amantaní, que nos dieron su sonrisa junto a lo poco que tenían...El anochecer a 4000 metros fue impagable...



Familia en Isla Amantaní

Desde Cusco...
Envueltos en la cultura Inca, con la "Pachamama", y rodeados de esa naturaleza limpia y tan dura que acoge a los pastores de alpacas, imaginando esas vidas de las que tanto tenemos que aprender...

Cantuta o Flor Sagrada de los Incas








Recordando el trecking de la Vuelta al Ausangate...
Allí estaban los pastores mientras nosotros, día a día, y con ayuda de 3 personas únicamente para atendernos, caminábamos por sus paisajes...¡Cuánta vida!...






"Lo que es necesario es ser natural y calmado en la felicidad o en la infelicidad. Sentir como quien mira, pensar como quien anda, y cuando se ha de morir, recordar que el día muere y que el poniente es bello y es bella la noche que queda. Así es y así sea." ("El guardador de rebaños". Alberto Coeiro)












Siempre estarán conmigo Chapulín el cocinero (¡qué comidas y cenas, un lujo!), el mulero (no recuerdo su nombre), y el guía Marco, con su sonrisa abierta y sus ganas de charlar en los ratos largos en los que había que guarecerse del viento y de las bajas temperaturas en la tienda-comedor que día a día montaban, antes de meternos en la nuestra, a 12 grados bajo cero, para despertar con la infusión de muña a las 6 y media de la mañana...¡impagable!

Despedida...
Machu-Picchu, siempre impresionante...